Guía Completa

Dar a luz: el arte de dejarse ir

Dar a luz: el arte de dejarse ir en el ambiente adecuado

El parto requiere que te dejes llevar en vez de tomar las riendas de la situación. El tomar el control del parto es la tarea del personal médico en momentos difíciles. En un parto regular, una mujer puede reaccionar a la energía que viaja dentro de ella. Su respuesta es parecida al movimiento de una ola oceánica. El seguir con el ritmo natural de las contracciones te permite cooperar con las fuerzas de la naturaleza.  Permítete expresarte a ti misma durante el parto, bien sea gritando por una contracción, quejándote, gruñendo o maldiciendo. Debes encontrar tu propia forma de sacar la tensión para asegurar que puedas relajarte y descansar aún más entre contracciones. Esta actividad se asemeja un poco a escalar una montaña ya que tus músculos se estiran mientras subes y cuando paras en receso, dudas si deseas continuar. Sin embargo, cuando finalmente alcanzas el tope de la montaña y ves el horizonte, te das cuenta de que existe una recompensa mayor.

Cuando conozcas a tu bebé, sentirás esta recompensa. Debemos confiar que la naturaleza tiene un propósito al darte la oportunidad de conocer a tu criatura después de un periodo de arduo trabajo. Parte de la intensidad del parto es producto de la dilatación de la cérvix a 10 centímetros que ocurre cuando das a luz. También existe una intensidad emocional que puede facilitar la unión con tu bebé inmediatamente después de ese momento.

Del libro “An Easier Childbirth” de la terapista familiar Gayle Peterson.

cerrar