Guía Completa

Pruebas importantes durante el embarazo

Un embarazo no es prolongado hasta el final de la semana 42. El riesgo de muerte fetal aumenta considerablemente después de la semana 41 y por eso muchos profesionales recomiendan hacer pruebas durante esta etapa

Por: Peg Plumbo, enfermera y partera certificada

Un embarazo no es prolongado hasta el final de la semana 42. El riesgo de muerte fetal aumenta considerablemente después de la semana 41 y por eso muchos profesionales recomiendan hacer pruebas durante esta etapa. El propósito de este tipo de examen es para determinar el riesgo del feto.

Si los resultados de una prueba sin estrés (NST en inglés) son “normales” o “reactivo” es menos probable que él bebe muera dentro del útero en los próximos 5 días. Por esta razón se debe repetir el examen cada 4 o 5 días si no das a luz antes.

Como toda prueba, puede dar positivos falsos y viceversa. Si tu resultado no es reactivo, solo significa que te deben hacer más estudios. Los estudios que desarrollaron estos exámenes demuestran que cuando un feto recibe poco oxigeno o nutrientes y está en peligro, su ritmo cardíaco es constante y no cambia aunque haya movimiento. El ritmo cardiaco de un feto normal puede variar si se mueve el feto.

Por lo normal, las pruebas sin estrés se hacen después que haya comido la mujer embarazada y cuando está reclinada. Un monitor fetal externo (como un cinto que te colocan sobre la barriga) observa los movimientos fetales y el ritmo cardíaco del feto. Los resultados “reactivos” son cuando el monitor demuestra dos aceleraciones de ritmo cardiaco con movimiento en dos periodos de 20 minutos. Cada aceleración debe durar al menos 15 segundos.

Si el feto está durmiendo puede dar un negativo falso y por eso se repite el examen después de 40 minutos o una hora.

Si el resultado de una prueba sin estrés es “sin reacción”, se debe hacer una prueba de estrés de contracciones. Durante este examen, se le administra una solución con oxitocina intravenosa para que la mamá empiece a sentir contracciones y se puedan observar en el monitor. Puede ser que la mamá no sienta las contracciones y no son suficientemente fuertes para inducir parto. Si la madre tiene tres contracciones, en 10 minutos, y el ritmo cardíaco no decelera, el resultado es negativo.

Es buena idea seguir los consejos de los profesionales. Lo importante es la seguridad y la vida de tu bebé.

¿Estás pasando por una situación parecida? ¿Te ayudó esta respuesta? ¿Tienes un consejo para otras mujeres? Déjanos tu comentario.

cerrar