Guía Completa

¿Por qué las mujeres ganan menos que los hombres? Consejos para revertir esta tendencia

Mariela Dabbah informa a las mujeres todo lo que necesitan saber para abrirse paso en el competitivo mundo laboral de Estados Unidos.

Mariela Dabbah te informa periódicamente sobre todo lo que necesitas saber para abrirte paso en el competitivo mundo laboral de Estados Unidos. Esta vez, nos trae valiosos tips para avanzar en nuestra carrera profesional. ¡Toma nota!

 
Por Mariela Dabbah

 Es bien sabido que los hombres ganan más que las mujeres. Específicamente, las mujeres ganan en promedio un 76% del salario de un hombre. En el caso de las mujeres latinas, solo ganan el 55% del salario del hombre blanco no-hispano.

 ¿Cuáles son las razones de esta disparidad? En primer lugar, las mujeres tienden a no negociar, empezando por esa primera oferta laboral que reciben y continuando a lo largo de su carrera.  En segundo lugar, las mujeres toman decisiones laborales consistentes con sus valores y por eso suelen elegir carreras con menor nivel de exigencia y buscar trabajos con horarios flexibles para poder ocuparse de sus familias. Esta búsqueda constante del equilibrio entre la familia y el trabajo hace que en muchas ocasiones pasen por alto ofertas laborales que les permitirían avanzar en su carrera.

 Sin embargo hay también otros aspectos que se relacionan con tu crianza y que pueden impactar tu desarrollo profesional.

 ¿Hacer sociales o trabajar?

 El hecho de que la mayoría de los jefes suele promocionar a quienes conocen debe ser un llamado de alerta para ti cada vez que rechaces una invitación para ir a tomar un trago con tus compañeros el viernes después del trabajo. O cuando en lugar de salir a almorzar con colegas y supervisores te quedas trabajando sola en tu cubículo. Acostúmbrate a visitar a tus compañeros y jefes en sus oficinas para conversar algún tema en persona en lugar de utilizar solamente correos electrónicos como medio de comunicación.  Para conocer a una persona no hay nada como conversar "cara a cara". Los hombres tienden a socializar más que las mujeres y por eso, llegado el momento de ofrecer un puesto a alguien, el jefe se inclinará a considerar a aquellos a quienes siente que conoce más. Muchas veces, estos son los hombres con los que pasa el tiempo socializando.

 Estilo de comunicación

 Muchas mujeres acostumbran a suavizar sus palabras con ciertos giros idiomáticos y utilizando preguntas cuando quieren afirmar algo. Por ejemplo, en lugar de decir: "Pienso que la mejor propuesta es la de Marta porque toma en consideración todos los objetivos del cliente," dicen: "¿No les parece que la mejor propuesta sería la de Marta?"

 Para proyectar confianza en ti misma, no hay nada mejor que dar tu opinión en forma clara y concisa, sin convertirla en una pregunta. También acostúmbrate a ser una de las primeras en hablar en reuniones de equipo. Es común que por esperar pacientemente tu turno, otra persona comente tu idea y te quedes sin nada que decir. Pero además, esta actitud pasiva te mostrará como poco asertiva frente a los jefes.  

 Tu aspecto físico

 Por todos lados puedes encontrar consejos sobre cómo mejorar tu apariencia. Y sin embargo, ¿has tomado en cuenta los que realmente importan en el mundo laboral? El objetivo en este caso es mostrarte profesional y con dotes de liderazgo para que proyectes una imagen que diga: "estoy lista para el próximo desafío". Para ello, debes evitar ciertas cosas que te aniñan a los ojos de los demás.

 Si lo que de veras te interesa es avanzar en tu carrera, aquí te doy algunos tips que mandan el mensaje equivocado para puedas ajustarlos ya mismo.

- Evita los accesorios demasiado llamativos o de aspecto "barato"

- Evita los esmaltes estridentes o de colores "exóticos" (amarillo, celeste, etc.)

- Evita usar excesivo maquillaje

- Evita peinados infantiles (dos colitas, trencitas, etc.)

- Evita maquillarte o peinarte en público.

- Evita reír de manera histérica

- Evita subir el tono cuando discutes (pues se vuelve chillón)

 Y aquí van algunos consejos que te ayudarán a proyectar esa imagen madura que estás buscando;

 - Habla con voz confiada

 - Cuando presentes, camina y usa todo el espacio disponible

- Sonríe pero no sonrías todo el tiempo cuando alguien te habla

-Mantén buen contacto visual cuando hablas con otros y limita la cantidad de veces que asientes con la cabeza a los comentarios ajenos

 - Vístete de manera profesional de acuerdo a tu industria. Observa cómo visten las jefas e intenta imitarlas.

 Puedes encontrar más información sobre este y muchos otros temas en mi blog:

 www.marielablog.com

 Y en mi website:

 www.marieladabbah.com

 ¡Nos vemos pronto!

 

 

Mariela

cerrar