El desarrollo de seis a ocho años

De los 6 a 8 años, tus hijos empezarán a ser más independientes. Querrán hacer todo ellos mismos y es importante que los ayudes a desarrollar sus habilidades personales para que pueda algún día cuidar de sí mismo

De los 6 a 8 años, tus hijos empezarán a ser más independientes. Querrán hacer todo ellos mismos y es importante que los ayudes a desarrollar sus habilidades personales para que pueda algún día cuidar de sí mismo.

Las mañanas con tu hijo

Los niños y niñas de 6 años ya pueden preparar su cereal con leche por la mañana y servirse su jugo. Ya cuando lleguen a los 8 años podrán usar la tostadora para calentar. Puedes ayudar a tus pequeños a guardar sus materiales de la escuela en su mochila, pero ya a los 8 años ellos podrán hacerlo solo.

Ellos también podrán preparar sus propios emparedados para el almuerzo, si no almuerzan la comida de la escuela.

El resto del día

A esta edad tus hijos pueden recoger y guardar sus propios juguetes, tender su cama, y pasar la aspiradora por su cuarto. Si lo deseas, puedes dejarlos ayudarte en la cocina o en el jardín con supervisión.

Ellos pueden empezar a bañarse solos, pero es importante que te mantengas cerca por si te necesitan. Debes enseñar a tu pequeño a encender el agua fría primera y lentamente abrir la llave del agua caliente para que no se quemen.

Tu relación con tu hijo

Lo más importante es animar a tus hijos y apoyarlos cuando quieran tratar de hacer algo solo. Déjalos intentar las cosas solas, y no los ayudes al menos que pidan tu ayuda. Ellos quieren ser independiente y es importante que los dejes serlo. Pero no lo presiones a hacer algo solo si no quieren, deja que ellos decidan el tiempo adecuado para probar algo nuevo. Si quieren hacer algo a solas que no es muy seguro (como cruzar la calle) explícale porque no puede ser. Debes ser flexible y ayudar a tus hijos desarrollar sus habilidades autosuficientes.

Atención

Todos los niños son diferentes y no desarrollan al mismo paso. Esto es completamente normal. Pero si tu hijo (a los 8 años) no quiere probar ninguna actividad mencionada a solas, o no muestra interés en aprender, debes hablar con tu pediatra.

Tu hijo seguirá avanzando y aprendiendo algo nuevo todos los días. Si lo apoyas, un día será un adultos independiente y sano.

¿Tu hijo está pasando por esta etapa? ¿Tienes algún consejo para otras mamás? Coméntalo.