Guía Completa

Audi RS7 2014

Sedán de cuatro puertas, aire de coupé, deportividad indecente, sofisticación vanguardista y funcionalidad inaudita, así es el nuevo RS7, un vehículo al que los adjetivos superlativos se le quedan cortos.

Sedán de cuatro puertas, aire de coupé, deportividad indecente, sofisticación vanguardista y funcionalidad inaudita, así es el nuevo RS7, un vehículo al que los adjetivos superlativos se le quedan cortos.

 

Las claves

1. Auto artesanal

Pocos autos hay como el RS7 en el mercado generalista, fabricados con un mimo casi artesanal. El nuevo modelo de Audi es un rara avis que ocupa un espacio reservado únicamente a los modelos más espectaculares de Porsche o de las divisiones deportivas de Mercedes y BMW.

 

2. Credenciales deportivas

Con 560 HP, monta un prodigioso twin turbo V8 de 4 litros, inyección directa, distribución variable. Ningún auto de sus dimensiones cuenta con una potencia específica de 140 HP por litro, una relación propia de los pequeños hot hatchbacks.

Pero, si impresionan sus cifras de potencia, más lo hace su torque: 553 lb-pie entregadas nada más y nada menos que a 1,750 rpm. El resultado práctico habla por sí solo: 189 mph de velocidad maxima y un 0 a 60 mph en 3.4 segundos, más veloz que el mismísimo R8 V10. El consumo de combustible combinado es de 19 mpg (16 mpg en ciudad y 27 en carretera), nada mal para un auto que roza los 600 HP.

Una caja de cambios de ocho velocidades ayuda a contener el gasto.

 

3. Suspensión neumática adaptativa

Es, a nuestro juicio, más todavía que el motor, lo que le da al RS 7 las credenciales de auto único. La suspensión neumática adaptativa le concede la posibilidad de desenvolverse como un sedan de alta representación o como un auto de carreras. Cómodo en el viaje, radical en las curvas. Como un actor reputado, el RS 7 tiene un amplio registro de interpretaciones y no se encasilla en un único papel.

 

4. Precio

El precio de partida del RS 7 está en torno a los 105,000 USD.

Por ese precio, el comprador obtiene un auto de cuatro plazas con una pléyade de componentes compartidos con otros modelos de Audi, como rines de 20 pulgadas, grupos ópticos por LED, la mencionada suspension neumática adaptativa, diferencial deportivo, sensores de aparcamiento, sistema de advertencia de colisión trasera y de monitoreo de puntos ciegos, tapicería de cuero, sistema MMI de infotenimiento, el habitual Audi Drive Select (que proporciona absoluta personalización por parte del conductor de los reglajes de dirección, suspensión, motor, transmisión y escape), control de voz, sistema de navegación, equipo Bose de sonido, entre otros. Exclusivas del RS 7 son todas las piezas en fibra de carbono que se insertan en la parrilla, paragolpes, difusor, spoiler trasero, etc.

Asimismo, las posibilidades de personalización son casi infinitas con extras y paquetes de distinta orientación.

Los hay dedicados a asistir al conductor y proteger a los ocupantes (control de crucero, advertencia de cambio de carril, sistema de mitigación de colisión frontal, cámara de aparcamiento), los hay centrados en incrementar el confort (asientos multicontorno con ventilación y masaje), los hay aptos para climas invernales (volante y asientos traseros con calefacción) y, los hay para volver las cabezas a su paso (diferentes aditamentos a cada cual más espectacular).

Cada uno de estos paquetes y extras vale su precio en oro y fácilmente implica elevar el precio del modelo en otros 20,000 o 30,000 USD.

 

Al volante

Manejar un RS 7 es una experiencia única. En décimas de segundo, se convierte en un sedán placentero y silencioso en una bestia de 560 HP capaz de sacar los colores a cualquier auto de deportivo. En esta radical transformación el conjunto cambio motor tiene mucho que ver. Con ocho marchas y un torque máximo entregado a bajas revoluciones, el registro de entrega es amplio y variado.

Así, en carretera a velocidades de crucero de 60 mph es capaz de transitar a menos de 2,000 vueltas sin transmitir ningún ruido ni aerodinámico, ni de motor, ni del asflato al interior.

El silencio absoluto. En terreno sinuoso, la velocidad del cambio automático es imperceptible, sube y baja de marchas como quien respira. Para quien desee mayor control, existe la posibilidad de manejarlo en modo manual con las levas tras el volante.

 

El Audi RS 7 cuenta con bloqueo del diferencial central y un diferencial trasero deportivo que entrega la fuerza de manera individual a las ruedas traseras cuando es necesario. Ello, unido a una dirección, suspensión, cambio y motor que se puede calibrar a gusto del piloto vía sistema Drive Select, proporciona unas posibilidades de manejo casi infinitas. Para los menos expertos en este sistema de configuración, sin embargo, convendrá que se mantengan en modo Auto, puesto que es capaz de interpretar las circunstancias de manejo y actuar en consecuencia. 

O sea, se hará “dinámico” cuando llevemos una conducción agresiva y “confortable” en el uso diario. Absolutamente, excepcional.

 

 

Interior exclusivo

El interior del RS 7 es similar al que podemos ver en los últimos modelos Audi. Parece estar artesanalmente trabajado con materiales de excelsa calidad. Destacan los cuadros de relojes negros con agujas rojas, la luz ambiental por LED y los embellecedores en fibra de carbono. Todo ello le da un aire siniestro y a la vez agresivo.

 

Como buen Audi cuenta con el sistema MMI de control del infotenimiento y una pantalla táctil emergente desde el salpicadero. Es intuitivo, rápido, funcional y completo, en la línea de los sistemas COMAND de mercedes e iDrive de BMW.

 

El RS7 también cuenta con conexión a Internet, y un sistema de navegación por Google Earth lo cual incrementa la sofisticación del auto. Las búsquedas de los puntos de interés se hacen mediante Google, con lo cual la usabilidad está todavía más lograda.

 

De serie el Audi RS 7 viene con asientos tipo baqué. Nuestra unidad de pruebas montaba asientos confort multicontorno con masaje. Confortables en el viaje largo, sujetan convenientemente en manejo deportivo, lo cual casa a la perfección con el comportamiento equilibrado del modelo de Audi.

 

La colocación de dos asientos tipo baqué detrás, en lugar de una fila con tres asientos, hace el viaje algo más incomodo para pasajeros adultos. A ello se añade la caída del techo que reduce el espacio para cabezas. Eso sí, el espacio para piernas es abundante.

 

Con un contorno idéntico al del A7, el espacio para carga es abundante y funcional. Se pueden colocar largos objetos sin problemas, algo que un sedán típico sería más complicado. En la cajuela tiene 24.5 pies cúbicos, pero con el plegado de los asientos traseros se incrementa considerablemente.

 

 

Nos gusta

Motor biturbo

Varias personalidades

Espacio para carga

 

Nos gustaría

Menos precio

Más espacio para ocupantes traseros

 

Rivales

Sus rivales claramente son el Porsche Panamera Turbo S, el Mercede-Benz CLS63 AMG y el BMW M6 Gran Coupé, fieles representantes de esa raza de sedanes con aires de coupé deportivo.

 

 

¿Por qué comprarlo?

El Audi RS 7 es un sedán de alta representación con un diseño llamativo y la naturaleza de un superdeportivo. Pocos autos representan esa mezcla de radicalidad, confort y sofisticación de la manera en que lo hace este RS 7. Con un 0 a 60 mph en 3.4 segundos y un consumo de combustible combinado de 19 mpg está todo dicho. 

cerrar