Mazda CX-5 2013

Probamos el nuevo Mazda CX-5 2013 que, con un consumo promedio de 29 mpg (12.4 kilómetros por litro) es el Crossover NO híbrido con menor gasto de combustible.

Las claves del Mazda CX-5 2013

1. SUV compacto

El Mazda CX-5 es un novedoso SUV compacto que viene a sustituir al Mazda Tribute como modelo de acceso a la gama de crossovers Mazda.

Con 179.3 pulgadas de longitud podría parecer un clon en miniatura del CX-7 de quien le separan 5 centímetros.

Sin embargo, el CX-5 tiene una personalidad propia, cimentada en una figura y comportamiento atlético y en un buen nivel de equipamiento.

Combinado con el hecho de que se trata del crossover de gasolina con mejor consumo del mercado, el CX-5 es una alternativa bien interesante a los dominadores habituales del mercado de los SUV compactos.

2. Motor Skyactive y consumo de combustible

El Mazda CX-5 estrena un motor de gasolina extremadamente eficiente, denominado Skyactive-G.

Se trata de un dos litros de inyección directa, capaz de rendir 155 HP y 150 lb-pie y que entrega 29 mpg de consumo combinado (26 en ciudad y 32 en carretera).

No hay ningún SUV en el mercado, exceptuando los híbridos, que haya alcanzado tal cifra en las pruebas de consumo realizadas por el Gobierno.

La incorporación de este nuevo motor viene acompañada de dos cajas de cambio de seis velocidades diseñadas en exclusiva para este modelo, una automática y otra manual de seis velocidades.

3. Nivel de equipamiento

La otra gran clave del Mazda CX-5 es, sin duda, la dotación de serie.

El nivel básico del nuevo CX-5 2013, denominado Sport, llega con una abundante lista de equipamiento que va desde rines de aleación de 17 pulgadas, llave inteligente, control de crucero, conexión para iPod y USB, dirección telescópica con ajuste de inclinación o mandos eléctricos.

Como es habitual en Mazda, las versiones superiores se denominan Touring y Grand Touring, siendo esta última una de las más profusas del mercado con rines de aleación, techo panorámico, espejos calefactables, ocho reglajes eléctricos para el asiento del piloto, radio satélite, sistema de sonido Bose, climatizador dual o limpiaparabrisas automáticos.

4. Precio

El precio de un Mazda CX-5 Sport arranca en 20,695 USD.

El de la version Touring es de 23,895, mientras que el CX-5 Grand Touring cuesta 27,045 USD.

Con el añadido de algunos extras o con la incorporación de la tracción integral, el precio del CX-5 puede llegar a superar la barrera de los 30,000 USD, un precio que aún así sigue siendo competitivo viendo el nivel de equipamiento y el consumo de combustible ofrecido.

 

Al volante del nuevo Mazda CX-5 2013

A nuestras manos llega el Mazda CX-5 2013 con tracción delantera, vestido en el generoso acabado Grand Touring y con un pequeño extra denominado Tech Package (básicamente, sistema de navegación).

Teníamos muchas ganas de probar este modelo, en el que Mazda tiene depositada muchísimas esperanzas de copar un segmento tan competido como el de los SUVs compactos, con autos de la talla del Honda CR-V, nuevo Ford Escape, Kia Sorento, Toyota Rav-4, Nissan Rogue, GMC Terrain, etc.

La realidad es que no nos defraudó.

Exteriormente el Mazda CX-5 no puede negar que es un Mazda, sin embargo, está plagado de detalles que demuestran que es un modelo absolutamente único dentro de la familia de autos japoneses.

Así cuenta con una plataforma propia, no compartida con ningún modelo, una carrocería extremadamente ligera y una imagen basado en la filosofía estética del Kodo (Alma del movimiento), la última intepretación de Mazda de lo que debe ser el diseño automotriz.

El exterior del Mazda CX-5, por tanto, resulta agresivo, dinámico y fluido.

Se edifica sobre unas salpicaderas extremas, muy voluminosas que le dan una apariencia de poderío y un empaque del que pocos de sus rivales pueden presumir.

Sentados en la cabina, el CX-5 resulta atractivo, moderno y amplio.

Con 106.3 pulgadas de distancia entre ejes, el espacio interior está asegurado.

Detrás, tres adultos encontrarán acomodo fácilmente, sin problemas de acomodar ni piernas ni cabeza.

La cajuela ofrece una generosa cifra de 34 pies cúbicos, que se extiende hasta las 65 con los asientos traseros abatidos.

Para realizar esta operación, Mazda proporciona un sencillo sistema de plegado, mediante un par de tiradores en las paredes laterales de la cajuela.

Se puede elegir la configuración que se desee, porque la banca trasera de asientos está dividida en proporción 40/20/40.

Otro detalle destacable es que el piso del maletero queda completamente plano (realmente plano), porque las banquetas se desplazan hacia abajo, y eso permite que el respaldo abatido encaje perfectamente en el piso del vehículo.

Alcanzar una posición de conducción adecuada es relativamente sencillo gracias a la dirección telescópica con ajuste de la inclinación y a los 8 reglajes eléctricos del asiento del piloto (al menos en esta versión Grand Touring).

El acceso a mandos es sencillo y su manejo intuitivo.

El tacto de los materiales es refinado y los cuadro de relojes son legibles.

Respuesta y comportamiento

Y, una vez bien acomodados, nos ponemos en marcha para comprobar las virtudes del motor Skyactive-G.

Este cuatro cilindros hace el 0 a 60 en más de 9 segundos, una cifra adecuada para un motor de 155 caballos y 150 lb de pie torque, pero sin ser excesivamente llamativa.

De todos modos, es un propulsor apto para un uso diario, que, en manejo sosegado, tiene un consumo de combustible extrarodinario.

Lo que más sorprende, sin embargo, son las cualidades dinámicas del CX-5.

En cierto modo, recuerda a sus hermanos Mazda3 y Mazda6 gracias a la calibración de los sistemas de suspensión, frenos y dirección, que hacen que se sienta más un sedán que un SUV compacto.

En carretera con curvas, proporciona mucha diversión y seguridad, toda vez que la carrocería apenas balancea.

Es, sin duda, el crossover más ágil del mercado.

En carreteras y autopistas, tiene un rodar cómodo aunque el trabajo de insonorización no es lo más destacable.

 

Nos gusta

- Estética

- Consumo de combustible

- Comportamiento en carretera

Nos gustaría

Más opciones mecánicas

Mejor trabajo de insonorización

Rivales del Mazda CX-5 2012

Ya los hemos esbozado con anterioridad, se trata de SUVs compactos de, en torno, a 180 pulgadas de longitud entre los que destacamos el Honda CR-V, el Hyundai Tucson, Mitsubishi Outlander, Nissan Rogue, Chevrolet Equinox, GMC Terrain , Ford Escape o Hyundai Santa Fe.

Mejor economía de combustible que todos ellos y un comportamiento más dinámico son sus credenciales.

Conclusión

Con un nivel de equipamiento elevado, un consumo de combustible de primera y un dinamismo fuera de toda duda, el MAzda CX-5 es la gran entrada del año en el mercado de los SUVs compactos.

Quizás adolece del refinamiento de alguno de sus rivales pero con un precio competido y un espíritu deportivo es, sin duda, alguna una opción muy a tener en cuenta.

Su espacio interior, además, está a la altura de lo que ofrece la competencia.

Fotogalería del Mazda CX-5 2013.