Toyota Prius C 2012

Con 50 mpg, y un precio que, de inicio, no supera los 20,000 USD, el nuevo Toyota Prius C es una de las opciones más económicas del mercado. No te pierdas esta prueba de manejo.

Las claves del Toyota Prius C

1. Nuevo, pequeño y económico

El Prius C es un modelo completamente nuevo y junto al Prius Plug-in y el wagon Prius v forma parte de los tres nuevos modelos que han venido a completar la familia Prius en 2012, hasta ahora formada únicamente por el Toyota Prius convencional.

En el caso que nos ocupa, el Prius C es el auto de acceso a la familia y representa una alternativa más económica, urbana y reducida al Prius de siempre.

2. C de ciudad

Respecto a este, es 19 pulgadas más corto y 2 más bajo y estrecho y pesa 500 libras menos, lo cual lo convierte en un auto idóneo para la ciudad, de ahí la C de su nombre.

Está encuadrado en el segmento de los subcompactos, al mismo al que pertenecen autos como el Toyota Yaris, el Honda Fit o el Ford Fiesta.

3. Downsizing híbrido

Como cabe esperar en un Toyota híbrido, el Prius C monta la tecnología "Hybrid Synergy Drive" aunque en un formato más reducido, dadas sus dimensiones.

Combina la acción de un motor de gasolina de cuatro cilindros y 1.5 litros de capacidad, con la de dos pequeños motores eléctricos, que también actúan como generadores, y de un paquete de baterías de níquel e hidruro metálico.

En conjunto, esta transmisión produce 99 HP y rinde 53 mpg en ciudad y 46 en carretera, frente a los 134 HP y 51 mpg en ciudad, 48 en carretera del Prius convencional.

Ambos modelos, sin embargo, según la EPA tienen un consumo combinado de 50 mpg.

4. Drive-by-wire

El motor de gasolina es quien genera la fuerza a las ruedas delanteras mediante una transmisión variable continúa (CVT).

También se encarga de recargar el paquete de baterías en uso normal. Por su parte, los dos motores eléctricos apoyan la acción del motor de gasolina, lo suplen, por ejemplo al arrancar, permitiendo utilizar el Prius C en modo totalmente eléctrico y, por último, recargan la batería al transformar la energía cinética que se produce en la acción de frenado.

El sistema queda completo por un sistema de conexiones electromecánicas (drive-by-wire) que sustituye a las tradicionales conexiones mecánicas entre el motor y los controladores del motor, es decir, volante, cambio o pedales.

5. Precio

El Prius C es uno de los autos más económicos del mercado y esgrime una competitiva relación precio / consumos.

Así, a las 50 mpg de gasto de combustible añade una tarifa inicial que no supera los 19,000 USD, 5,000 menos que el Prius convencional.

Existen cuatro acabados que van incrementando progresivamente de nivel y precio y que reciben el sencillo nombre de One, Two, Three y Four.

El precio de un Toyota Prius C Four es de 23,230 USD.

 

Al volante de un Toyota Prius C

Exteriormente, el Prius C es casi idéntico al resto de integrantes de la familia (exceptuando el wagon Prius V).

Al margen de las dimensiones, la imagen del auto apenas varía, es cómo ver un Prius encogido.

Es cuando uno monta en su interior, cuando uno aprecia en toda su magnitud las diferencias entre uno y otro modelo.

No sólo es el reducido espacio o la diminuta cajuela, también las sensaciones manejo. Incluso la experiencia "híbrida" queda alterada por un interior más ruidoso de lo acostumbrado en este tipo de autos.

Una vez acomodados a los mandos del Prius C, lo primero que observamos es un diseño moderno, sofisticado, muy de vehículo híbrido, con profusión de luces llamativas y de información relativa al desempeño del motor y a los consumos.

El cuadro de relojes está llamativamente colocado en el centro del tablero de instrumentos en su parte más elevada, en una posición muy poco habitual en un automóvil.

Aunque puede resultar extraño al principio, no resulta difícil encontrar acomodo.

El espacio para conductor y acompañante es adecuado.

La ergonomía está un tanto penalizada por la ausencia de dirección telescópica con inclinación (recordemos que es un modelo drive-by-wire).

En cuanto a los materiales utilizados, los plásticos nos han parecido de menor calidad que en otros modelos de la competencia y la tapicería, algo anodina y falta de sabor.

Detrás, hay algo más de comodidad para los pasajeros traseros, aunque montar a tres adultos en un auto de estas dimensiones quizás sea un ejercicio demasiado osado.

Uno de los detalles más interesantes del Prius C es que la hilera trasera se dobla en proporción 60/40, añadiendo algo de extra espacio a los 17.1 pies cúbicos de la cajuela.

El nivel de equipamiento es aceptable para lo que se estila en el mercado y aunque nuestra unidad de pruebas, con acabado Two, nos resultó algo sobria, incluía ciertos detalles interesantes como control de crucero, apoyabazos delantero, USB con conexión para iPod y Bluetooth o climatizador.

Más importante y llamativo resulta la dotación de seguridad, dado que todos los Prius C llevan control de tracción y de estabilidad, asistente al arranque en pendientes, ABS, discos de freno delanteros y frenos de tambor traseros, 9 airbags, asistencia al frenado, monitoreo de la presión de neumáticos, entre otros.

 

Dinámica de manejo

Con un motor de 98 HP, tecnología híbrida y dirección by-wire no podemos esperar sensaciones de manejo muy emocionantes.

No obstante, el Prius C, gracias a su reducido peso, forma compacta y reducidas dimensiones, proporciona una experiencia algo más gratificante que la vivida en sus hermanos mayores.

No vamos a decir que es un prodigio de la deportividad (estamos en un auto híbrido y de lenta aceleración), pero su desempeño en tramos con sucesiones de curvas puede ser algo divertido, ya que apenas se descompone y permanece bien agarrado al suelo, sin ostensibles inclinaciones de la carrocería.

Obviamente, la ausencia de fuerza impide que el Prius C proporcione más aceleración.

A este respecto debemos señalar que no dispone de modo Power, sólo EV y ECO, lo cual limita un tanto extraer el jugo a esa escondida agilidad.

Su hábitat natural es la ciudad, donde maniobra con soltura y donde su extraordinario mpg lo hace uno de los mejores autos "commuter" del momento.

En carretera, no obstante, pierde un poco de calidad de marcha, ya que las suspensiones no filtran del todo las irregularidades del asfalto y los ruidos aerodinámicos son sensibles.

Un pequeño precio que pagar por ese "feeling" levemente deportivo y algo más de diversión a la experiencia híbrida.

 

Nos gusta

- Manejabilidad

- Consumos

- Precio

 

Nos gustaría

Más sabor interior

Menor ruido aerodinámico

Menor filtración

 

Rivales del Toyota Prius C 2012

Pocas alternativas, por no decir ninguna, encontramos a un auto de 53 mpg en ciudad. El Honda CR-Z no lo es (es un biplaza, más caro y más gastón) y el Honda Insight es más grande y, por tanto, llamado a competir con el Toyota Prius convencional.

Para encontrar opciones, tendrás que olvidarte de rendimiento tan espectacular y acudir al mercado de los pequeños compactos que, si bien no tienen ese mpg, resultan igualmente atractivos desde un punto de vista de economía de combustible, con alguno de ellos rondando o superando las 40 mpg en carretera, como es el caso del Ford Fiesta, el Hyundai Accent, Kia Rio o Chevrolet Sonic.

Fotogalería del Toyota Prius C 2012.