Guía Completa

Dodge Grand Caravan 2012

Prueba de manejo de la Dodge Grand Caravan en su edición 2012.

Las claves de la Dodge Grand Caravan 2012

1.Una minivan clásica

Que la Dodge Grand Caravan continúa estando vigente lo demuestran los casi 25 años que este modelo lleva en el mercado.

La variante pequeña, ya extinta, la Caravan a secas fue la pionera del segmento de los minivan.

Abrió una escuela que aún tiene muchos y variados continuadores.

Hoy en día la Grand Caravan continúa siendo uno de los automóviles más populares del mercado.

Ya no es el número 1 de ventas, pero se mantiene vigente en un mercado cada vez menos propenso a los sentimentalismos.

2.Pocos cambios.

En 2011, la conocida Dodge Grand Caravan recibió una completa actualización para hacer más eficaz de su motor V6, mejorar su desempeño en carretera y acentuar la funcionalidad de su interior.

Por este motivo, el modelo 2012 se mantiene casi inalterado, si exceptuamos una revisión general de todos los niveles de acabado y el añadido de un nuevo modelo base, más económico, denominado American Value 

3.Stow’n Go

Como ya hemos comentado, la Grand Caravan recibió en 2011 un profundo restyling.

Dodge aprovechó entonces para incorporar la famosa solución de patente Chrysler denominada Stow ‘n Go, mediante la cual se puede esconder los asientos en el suelo de la minivan, haciendo que quede un piso completamente plano.

4. Precio

Los precios de la nueva Dodge Grand Caravan varían desde los 20,995 USD de la versión más básica, la American Package, hasta los 29,995 USD de la R/T.

Nuestra unidad de pruebas contaba con el nivel de acabado Crew, que tiene un precio de partida de 28,495 más gastos de envío, e incorporaba ciertos elementos opcionales que incrementaban su costo por encima de 33,000 USD.

Es imposible encontrar en el mercado minivans tan económicas como este Grand Caravan.

Las versiones básicas de los modelos rivales arrancan en precio superiores a los 25,000 USD, caso de la Nissan Quest, Kia Sedona y Toyota Sienna, a los 27,000 USD, como la Volkswagen Routan, a los 28,000, Honda Odyssey, e incluso superiores a los 29,000 USD, como ocure con la Chrysler Town and Country.

Para encontrar un modelo de minivan más barato que la Grand Caravan debemos mirar en la gama de la Mazda5, notablemente más pequeña.

La prueba de la Dodge Grand Caravan Crew 2012

Probamos la variante Crew de la Dodge Grand Caravan, la segunda más lujosa por detrás de la R/T, que rompe con la tradicional imagen, próxima a la de un vehículo comercial, de este modelo.

Efectivamente, el restyling de 2011 ha dejado un producto final más refinado y con un motor V6 algo más potente que el de años anteriores.

Además, la incorporación del sistema Stow’n Go como el de la Chrysler Town and Country ha contribuido a crear nuevas posibilidades de configuración del interior y a eliminar la engorrosa experiencia de tener que retirar la segunda fila de asientos y sacarla del vehículo para poder transportar objetos voluminosos.

Nuestra Grand Caravan Crew incluía, además, otros componentes que propiciaron que nuestra semana de pruebas fuese mucho más gratificante de lo inicialmente esperado.

Así, destacamos puertas deslizantes, arranque remoto, pedales ajustables, sistema de entretenimiento trasero con DVD, conectividad USB, Bluetooth, radio satélite o climatizador tres zonas, detalles todos ellos compartidos con otros niveles de acabado inferiores.

Además de eso, incorporaba detalles Premium del estilo de luces de antiniebla, raíles en el techo, apertura y cierra eléctrico de las puertas deslizantes, pantalla táctil, volante revestido de cuero, cámara trasera de ayuda al aparcamiento, entre otros, procedentes del nivel de acabado Crew

Ante tanta profusion de detalle no nos fue difícil encontrar acomodo; tampoco para el resto de pasajeros (hasta seis acompañantes). Nos sorprendió gratamente la calidad de los materiales de este modelo 2012, sin duda un paso adelante respecto a generaciones anteriores y que, por fin, lo sitúan en la senda de sus más refinados rivales.

La elección de siete plazas (2+2+3) en lugar de ocho, puede considerarse un desacierto (al menos lo deberían haber dado como opción, pero proporciona a los pasajeros de la segunda fila de una habitabilidad y un confort que ya quisieran para sí algunos sedanes de alta representación.

Los asientos frontales sujetan bien y resultan cómodos. Los de la segunda fila son como ya hemos comentado realmente espaciosos y se deslizan levemente para detrás para dejar más espacio para piernas.

Hemos encontrado la banqueta un tanto baja, algo que se torna todavía más acusado en la tercera hilera.

La funcionalidad de esta minivan tiene en el sistema Stow’n Go su más destacado componente.

Este sistema permite esconder los asientos intermedios en el piso del vehículo dejando un espacio plano para carga.

Como es habitual en la Grand Caravan, la tercera fila de asientos también se pliega y queda guardada en el piso, aunque es una operación que se debe realizar de manera más “pedestre” y con más pasos intermedios.

Con todos los asientos en su sitio, el espacio para carga es de 33 pies cúbicos.

Con todos ellos escondidos, llega a los 143.8 pies cúbicos.

 

Impresiones de manejo

Todas las versiones de la Grand Caravan vienen propulsadas por un único motor V6 de 3.6 litros que rinde 283 HP y 260 libras pie de torque acoplados a una transmisión automática de seis velocidades.

No es que este conjunto sea un prodigio de la naturaleza, pero sí que hemos notado una notable mejora respecto a los modelos 2009 o 2010 por poner un ejemplo.

Hace el 0 a 60 mph de 8 segundos y tiene un consumo combinado de 20 mpg (17 en ciudad y 25 en carretera). Es decir, es un motor mucho más eficiente.

Todavía está por detrás de las Honda Odyssey y Toyota Sienna, auténticos referentes del mercado, en términos de refinamiento de marcha, pero podemos decir que este V6 ha reducido las distancias.

Algunos retoques en la suspensión han contribuido a ello, aunque todavía sigue mostrando maneras aparatosas en tramos con sucesión de curvas.  

Por lo demás, es un vehículo que se presta a viajes largos, aunque Dodge deberá seguir trabajando el refinamiento general del auto en años venideros.

Rivales de la Dodge Grand Caravan 2012

Tras la selección natural del mercado de las minivans, acaecida en los últimos años por el goteo incesante de SUVs de marcado carácter familiar, este segmento se ha quedado reducido a pocos pero, eso sí, interesantes modelos.

Todas las minivan de este momento muestran atributos contundentes que hacen de este sector uno de los más competidos.

La Dodge Grand Caravan tiene que competir con vehículos de la talla de la Honda Odyssey, Nissan Quest, Toyota Sienna, su contraparte en Chrysler, la Town & Country, o ese “experimento” de Volkswagen llamado Routan, una minivan basada en la plataforma de la Grand Caravan pero con ciertos componentes propios del Grupo Volkswagen.

Respecto a todos ellos, la Grand Caravan ha reducido distancias en cuestión de refinamiento y confort a bordo, y se mantiene por delante en precio y funcionalidad interna, con el añadido del sistema Stow ‘n Go. Lástima de no disponer ni siquiera en opción con una octava plaza. 

 

Nos gusta

Sistema Stow ‘n go

Precio

Amenidades de esta variante Crew

Nos gustaría

Octava plaza en opción

Mayor refinamiento de marcha

Dirección más comunicativa

 

Conclusión

La Dodge Grand Caravan ha sabido mantenerse en un mercado de dura competencia encabezada por las minivanes japonesas.

Ya no es más el número 1 de ventas, pero sigre manteniendo unos números respetables gracias a su versatilidad de uso, funcionalidad y dureza. Le falta todavía algo de ese refinamiento que sí tienen sus rivales, pero su precio es imbatible. Este modelo 2012 lo confirma.

Fotogalería de la Dodge Grand Caravan 2012

cerrar