Guía Completa

Buick Verano 2012

Probamos la edición 2012 del Buick Verano, sedán de entrada a la gama Buick.

Las claves del Buick

1. Nuevo modelo

El Buick Verano es el nuevo modelo de entrada de Buick. Se trata de un auto completamente original en Estados Unidos, destinado a competir en el segmento de los sedanes compactos más lujosos, por lo que está llamado a rivalizar con vehículos de la talla del Acura TSX, Infiniti G25, Lexus IS250 o el futuro Audi A3 sedán cuando llegue a nuestro país, allá por 2013.

2. Plataforma global

En realidad, el nuevo Buick Verano es la versión americana del Buick Excelle, en su variante GT, un automóvil que en China causa furor y que en el año 2011 se convirtió en el automóvil más vendido del gigante asiático con 254,000 unidades comercializadas.

El Excelle / Verano están fabricados sobre la plataforma global Delta II del Chevrolet Cruze, que también utilizan los Chevrolet Volt, Opel Ampera, Opel Astra y Opel Zafira.

3. Motor 2.4 litros

Al margen de su naturaleza Premium, el motor de 2.4 litros DOHC distribución variable de las válvulas,  es su elemento más destacable.

Gracias a este propulsor, GM ha permitido colocar al Buick Verano como una opción tremendamente competitiva y separarlo claramente del Chevrolet Cruze.

Con sus  180 HP y 171 lb pie de torque lo hemos sentido un motor refinado y suficiente, que no explosivo, para mover sus 3,300 libras de peso.

4. Interior lujoso y rango de precios

Es una de las características destacadas de este Buick Verano y que ayudan a diferenciarlo del Chevrolet Cruze.

El Buick Verano está un escalón por encima (también, obviamente, en precios) del modelo de Chevrole.

En realidad está disponible en un único acabado, el estándar, al que se le pueden añadir dos paquetes opcionales, Convenience Group 2 y Leather Group.

Su precio oscila entre los 22,585 USD del primero, hasta los 25,965 USD del último, a lo que hay que añadir el costo de cualquier elemento extra apetecido.

Tal es el caso de nuestra unidad de pruebas que incorporaba sistema de navegación con pantalla táctil de 7 pulgadas a un extra precio de 795 USD.

 

A bordo del Verano

No es que el Buick Verano sea un automóvil llamativo, pero tiene elegantes líneas y suaves y redondeadas formas que, de algún modo, nos atraen la mirada.

No resulta tan atractivo como sus hermanos mayores Regal y Lacrosse.

Al fin y al cabo cuenta con unas dimensiones inferiores 183.9 pulgadas de longitud (frente a las 190.2 y 196.9), y en sus tiene que ubicar los tres volúmenes de un sedán y dar una imagen elegante. No hay mucho espacio para los alardes estéticos.

Es en el interior donde el Buick Verano resulta más interesante.

A pesar de ser un sedán compacto, su agradable y cálida cabina parece la de un automóvil de un segmento superior.

El tablero de instrumentos adoptar una forma circular, envolvente, en sintonía con los otros modelos Buick.

En cuanto a volumen, cuatro adultos viajarán razonablemente cómodos, con buen espacio para piernas y cabeza, mientras que el asiento central de la hilera trasera tiene un uso casi testimonial o reservado un niño.

La cajuela también destaca por sus 14.3 pies cúbicos que, en el caso de nuestra unidad de pruebas, se reducían hasta 14 por el añadido del sistema de navegación.

La calidad de los materiales está fuera de toda duda, llamando poderosamente la atención, incluso la hemos notado superior a la de un Infiniti G25 por poner un ejemplo de un auto recientemente probado.

La carga tecnológica es el punto más destacado, sin embargo del Buick Verano, en sintonía con la filosofía que la marca ha propugnado para todos sus modelos.

En cierto modo, nos sentimos al volante de un Regal o un Lacrosse en pequeño, máxime en nuestra unidad de pruebas que contaba con el paquete superior y con esa pantalla táctil para gestionar la navegación.

Junto a ello, nos encontramos el InterLink, un sistema de comunicación del que tuvimos que leernos un pequeño manual para conocer un funcionamiento.

No es que el manejo no fuera intuitivo, pero siempre partir con una ligera noción de lo que nos vamos a encontrar ayuda a hacer más sencillo el aprendizaje.

Entre las funcionalidades más atractivas, nos quedamos con la posibilidad de sintonización de emisoras de radio por Internet, como Pandora, y la posibilidad de conectar cualquier tipo de Smartphone.

El uso del sistema, una vez entendido, es sumamente sencillo gracias a mandos bien intuitivos y a una pantalla en la que información es proporcionada en colores vivos y contrastantes.

 

En la carretera

El conjunto de motor de 2.4 litros y transmission de seis velocidades automática con manejo secuencial permiten un caminar sosegado, sin apremios.

El Verano no es el súmmum de la deportividad –lógicamente, no son ni deberían ser las intenciones de un sedán compacto de acento lujoso-, pero resulta un auto más que suficiente para las tareas que se le han encomendado.

Su 0 a 60 mph en torno a los 9 segundos muestran de qué estamos hablando como también lo hacen sus 21 mpg  de consumo de combustible en ciudad y sus 32 mpg en carretera.

Es un auto eminentemente urbano para desplazarse con sosiego y tener un viaje cómodo.

Por otra parte, está en sintonía con lo que se estila en su segmento.

La transmisión nos ha parecido algo superior al motor, con cambios rápidos y transiciones suaves.

La columna de dirección comunica razonablemente y, aunque, en tramos virados tiene cierta tendencia al subviraje y las suspensions blandas dan pábulo a cierto cabeceo, lo cierto es que no se siente inseguro.

En tramos rectos y asfalto en buen estado, el Verano se siente refinado y confiable.

Sobre asfalto bacheado el esquema de suspensiones ayuda a eliminar cualquier la transmisión de cualquier imperfección al interior de la cabina y el trbajo de aislamiento resulta realmente notable, casi sorprendente.

Tanto en viajes largos como en trayectos cortos, sin más aspiraciones que las de llegar al destino, el Verano se comporta adecuadamente y proporciona altas dosis de confort.

 

Nos gusta

- Nivel de equipamiento

- Interior agradable

- Sensación superior

Nos gustaría

- Motor con más fuerza

- Menor tendencia al subviraje

- Suspensiones con reglaje más duro

 

Rivales del Buick Verano 2012

Como representante de Buick en el segmento de los sedanes compactos Premium tendrá que competir con rivales del nivel de Acura TSX, Infiniti G25 o el mismo Lexus IS250.

Respecto a todos ellos esgrime un nivel de equipamiento similar, unas dimensiones inferiores (salvo con el Lexus IS250), un motor más sosegado y un precio inferior, así un G25 básico arranca en 32,600 USD, un TSX en 29.810 y un IS250 en 33,250.

 

Conclusión

Muchos podrían pensar para qué un Verano en la línea de Buick si ya cuentan con un Regal y un Regal GS y GM tiene opciones varias en el segmento de los sedanes compactos, como el mismo Chevrolet Cruze con el que comparte plataforma.

Ciertamente, es un razonamiento lógico y hasta cierto. Sin embargo, una vez de probado este modelo tenemos que dar la razón a General Motors a la hora de proponer una alternativa nueva al Cruze, más lujosa, más elegante y más "upscale".

El nuevo Verano demuestra ser una opción interesante para aquellos que busquen un sedán lujoso algo más económico que la mayoría de sus rivales y además se sientan identificado con la nueva filosofía de producto de la marca: tecnología y ambiente agradable.

Fotogalería del Buick Verano 2012. 

cerrar